10 laxantes naturales para curar el estreñimiento en tu casa.



Solemos decir que el cuerpo humano es una máquina perfecta, pero… a veces falla y necesita de la intervención del hombre para volver a funcionar correctamente.

Los problemas de constipación son habituales y aparentemente una persona cada cinco sufre de “intestinos perezosos”. A veces el tránsito intestinal nos juega una mala pasada, sobre todo a las mujeres que somos las más afectadas.

La constipación puede ser algo eventual, puede ser crónica o puede ser por un déficit de hidratación o una mala alimentación. Si bien podemos ayudarte recomendándote algunos alimentos que pueden propiciar el buen funcionamiento de los intestinos, no dejes de consultar con un médico ante cualquier signo que te resulte llamativo.

Vamos a conocer cuáles son los mejores remedios naturales para volver a poner tus intestinos en marcha y evitar estas molestias que ocasionan la constipación, que muchas veces generan dolores abdominales e incluso pueden hasta hacernos cambiar el humor.

1) Miel:

 Las propiedades que contiene la miel son infinitas y en este caso también puede ser una gran ayuda. La miel ayuda con la constipación tanto de grandes como de chicos ya que combate la fermentación por su acción sobre la flora intestinal, es decir; es un alimento útil para los intestinos.

Aconsejamos crear el hábito de reemplazar el azúcar por miel, especialmente cuando se bebe leche o infusiones.

En los adultos, la dosis recomendada es de una o dos cucharadas de miel al día, mientras que en los niños se aconseja diluir una cucharadita de miel en un poco de agua, una vez por día.

Atención:

 la Organización Mundial de la Salud desaconseja dar miel a los niños menores de un año ya que son particularmente sensibles al botulismo dado que su sistema inmunitario no está aún del todo desarrollado para enfrentar a microbios.

El botulismo es provocado por una bacteria que puede encontrarse en la miel si está contaminada y luego puede desarrollarse en los intestinos y producir una toxina responsable de esta enfermedad.

2) Ciruelas deshidratadas:

 Este es un alimento que se viene utilizando como laxante natural desde hace muchos años. Las concentraciones de fibra de las ciruelas deshidratadas estimulan el buen tránsito intestinal.

Recomendamos sumergir tres o cuatro ciruelas deshidratadas en un vaso con agua, dejar reposar durante toda una noche y por la mañana, en ayunas; comer las ciruelas y beber el líquido.

Otras frutas que generan el mismo efecto son: los dátiles, la manzana cocida, la banana bien madura, el higo y las cerezas.

3) Kiwi: 

Varios estudios clínicos demostraron que el kiwi alivia la constipación y mejora la frecuencia intestinal. Sus fibras solubles e insolubles funcionan al mismo tiempo y de manera simultánea. Cuando las fibras solubles se desplazan hasta el sistema digestivo, absorben el agua y generan que las heces se desplacen con mayor facilidad dentro del aparato digestivo.

Agregar fibras a la alimentación es una alternativa natural y eficaz a los medicamentos o laxantes para aliviar la constipación. Sin embargo, como todo buen hábito, el consumo de fibras requiere de una cierta regularidad para obtener resultados.

El kiwi es una manera simple y deliciosa de agregar fibras a la alimentación y los mejores resultados se obtienen consumiéndolo en ayunas.


4) Semillas de lino:

 Las semillas de lino contienen mucílagos, una sustancia vegetales constituidas por polisacáridos que tiene la particularidad de absorber grandes cantidades de agua. Esto les confiere una consistencia más viscosa, similar a la gelatina.

Los mucílagos son capaces de absorber hasta ocho veces su volumen en agua, por lo tanto; consumir semillas de lino es beneficioso para tus intestinos porque ayuda a digerir mejor los alimentos.

Se ha demostrado que las semillas de lino ejercen una acción laxante natural y se necesitan entre 12 y 24 horas para obtener los resultados esperados.

5) Aceite de Oliva:

 El aceite de oliva es otra buena opción natural para propiciar el buen tránsito intestinal. Este aceite tiene la particularidad de estimular la producción de bilis y asegura una buena digestión.

Tan sólo con tomar una cucharada de aceite de oliva por la mañana en ayunas será suficiente para comenzar poco a poco a regular el tránsito intestinal. Para un mejor efecto y un mejor sabor puedes agregarle algunas gotas de jugo de limón.

6) Aceite de ricino:

 El aceite de ricino es un remedio para aliviar los problemas intestinales que se viene utilizando desde hace siglos. Este aceite estimula los intestinos y facilita el trabajo de evacuación. También ayuda a eliminar las toxinas depositadas en el colon al igual que las heces que se encuentran en el intestino grueso y el intestino delgado.

El aceite de ricino actúa obligando el estómago producir enzimas digestivas llamadas lipasas, que luego se liberan en el intestino.

Esto permite una circulación fluida de los líquidos y de los minerales. Ciertas partículas del aceite de ricino provocan una sobreproducción de bilis, lo que a su vez genera un aumento del óxido nítrico en el intestino.

7) Melón: 


El melón posee tres ventajas para tratar la constipación. Esta fruta tiene en primer lugar grandes concentraciones de agua que alcanzan a casi el 90% de su peso total. El agua, contribuye a eliminar y facilitar el tránsito intestinal. Este es uno de los principales problemas en las personas que sufren de estreñimiento: no beben suficiente agua.

Las fibras de las hemicelulosas y de las pegatinas contenidas dentro del melón son muy eficaces para aumentar el volumen de las heces y favorecer la evacuación de los intestinos.

Esta fruta refrescante tiene al mismo tiempo una cantidad elevada de potasio que también juega un rol importante en la contracción de los músculos, incluidos los de los intestinos. Estas sales minerales contribuyen a estimular las paredes del colon.


8) Papaya:


 La papaya contiene papaína, una enzima que ayuda a acelerar la digestión de las proteínas, en especial en los alimentos que contienen gluten. La papaína se encuentra mayormente en la papaya verde más que en la madura, razón por la cual muchos médicos recomiendan consumir la papaya en este estado para evitar el estreñimiento.

Los efectos se potencian cuando las frutas se consumen con su piel color naranja.

La papaya es una fruta relativamente rica en fibras solubles que se encuentra particularmente en la pulpa y ayudan a combatir de manera eficaz la constipación.

Además, las semillas negras que se encuentran dentro de la fruta tienen propiedades anti parasitarias.

Consuma entre 4 y 5 rodajas de papaya cruda luego del desayuno y de la cena o bien puede optar por extraer el jugo y agregar un poco de jugo de limón. Este es un excelente remedio natural para aplicar como laxante suave.

9) Pera:

 La pera es una fruta que ayuda también a combatir la constipación, principalmente porque es rica en fibras y luego porque contiene una cantidad importante de sorbitol, importante para evitar el estreñimiento.

El sorbitol es un agente natural muy utilizado como edulcorante o como sustituto del azúcar blanco por muchas industrias agroalimentarias porque conserva el sabor dulce pero tiene la ventaja de aportar pocas calorías.

Al tener la capacidad de absorber y de retener el agua en los intestinos, el sorbitol estimula los movimientos intestinales y ejerce una acción laxante saludable aliviando de esta manera la constipación.

Te sugerimos consumir la pera bien lavada y con cáscara.

10) Manzana:

 Otra fruta que contribuye a mejorar el tránsito intestinal y que concentra sus mayores beneficios en la cáscara. Es por eso que te recomendamos consumir la manzana bien lavada y sin pelar porque de esta manera aprovecharás mejor las fibras insolubles que contribuyen a relajar el intestino.

Una forma muy saludable de consumirla es hervida o al horno.


¿Y ahora qué hacemos?


Una vez que hayas logrado aliviar la constipación y si es algo que te sucede de manera recurrente, es importante evitar determinados alimentos que favorecen el estreñimiento.

- Arroz blanco:

 El arroz blanco tiene altos porcentajes de almidón, algo que favorece el estreñimiento. Por el contrario, se recomienda el consumo de arroz blanco en caso de diarrea.

- Bananas verdes:

 Las bananas cuando están maduras son excelentes en casos de constipación, pero las bananas verdes cambian su composición nutricional. También de esta manera suman grandes cantidades de almidón, generando un efecto similar al del arroz blanco.

- Membrillo:

 El membrillo contiene pectinas, que son fibras solubles que ralentizan la evacuación intestinal. Esta fruta es una buena aliada si sufre de gastroenteritis o tiene diarrea, pero debe evitarse si suele estar constipado.

- Zanahorias cocidas:

 Las zanahorias cocidas contienen fibras solubles que forman un gel viscoso en el intestino que ralentiza la digestión. La cocción modifica las fibras.

El efecto contrario se obtiene con las zanahorias crudas.

- Té:

 Los taninos del té disminuyen los movimientos naturales de evacuación de los intestinos. El más rico en taninos es el té negro y es el que más debemos evitar por este motivo.

Un efecto similar produce el vino y se aconseja sólo un vaso al día si sufres de constipación.

- Dulces:

 Los productos con grandes concentraciones de azúcar generan constipación porque ralentizan el tránsito intestinal.

Es preferible consumir frutas frescas o frutos secos.

Esta información es muy valiosa para quienes tienen problemas de estreñimiento, porque siempre es bueno conocer alternativas saludables.

Fuente:saludable.guru
10 laxantes naturales para curar el estreñimiento en tu casa. 10 laxantes naturales para curar el estreñimiento en tu casa. Reviewed by Humberto Benavides on 20:06 Rating: 5