Reducción de horas de sueño y sus consecuencias metabólicas



El sueño y su relación con el metabolismo

La cultura "24/7" de las sociedades occidentales, donde la necesidad de trabajar y las presiones sociales aumentan el insomnio, tiene consecuencias en la calidad de nuestro sueño y probablemente en el riesgo de obesidad y diabetes, según varios estudios.


Leer también: Hipotiroidismo, 8 señales de alerta que no debes pasar por alto

Importancia del sueño

El sueño es esencial para la vida, es necesario para muchas funciones fisiológicas y psicológicas, incluyendo: Reparación de tejidos, crecimiento, mejora de la memoria y el aprendizaje. Aunque los adultos tienen una necesidad subjetiva de horas de sueño, los expertos dicen que dormir menos de 7 horas en la noche por largos períodos de tiempo puede tener efectos adversos en el cerebro y el cuerpo.

El Sueño y el metabolismo

como afecta el sueño al metabolismo

Cuando nos fijamos en la relación entre el sueño y el metabolismo, a menudo es difícil determinar si las condiciones metabólicas particulares afectan el sueño o si la calidad y cantidad del sueño afectan el metabolismo. 

Por ejemplo se presentan períodos de sueño mas largos en las personas físicamente activas y en aquellos con una tiroides hiperactiva, estas condiciones están asociadas con un metabolismo más rápido. En cambio, las personas con una tiroides hipoactiva o con un metabolismo más lento, tienen menos horas de sueño sano.


Volviendo a la relación de sueño-metabolismo, uno puede tener en cuenta que la falta de sueño se asocia con cambios no deseados en la actividad metabólica. 

Por ejemplo un aumento en los niveles sanguíneos de cortisol (la hormona involucrada en la respuesta al estrés) tiene efectos sobre la respuesta inmune, la capacidad del cuerpo para hacer frente a la hipoglicemia y el control del apetito. 

Estas variaciones se encuentran en aquellos que sufren trastornos del sueño. El resultado final es que las actividades normales del cuerpo son perturbadas por la falta de sueño, especialmente por las consecuencias metabólicas.
No te pierdas: Dieta para desintoxicar el hígado y llenarse de energía

¿Cómo afecta a su salud la falta de sueño?

Estudios epidemiológicos y de laboratorio sugieren que la falta de sueño puede desempeñar un papel en la creciente prevalencia de diabetes y obesidad. 

La relación entre la reducción de horas de sueño, con el aumento de peso y riesgo de diabetes afecta el metabolismo de la glucosa, aumenta el apetito y disminuye la asimilación de los nutrientes.

Metabolismo de glucosa y sueño

Períodos cortos de sueño están asociados con una disminución de la tolerancia a la glucosa y los niveles crecientes en la sangre de cortisol. "Tolerancia a la glucosa" es el término usado para describir el funcionamiento de diferentes procesos naturales que el cuerpo realiza para poner a disposición la glucosa para los tejidos y para el cerebro. 

Niveles altos de glucosa y de insulina, ayuno, indican poca capacidad del organismo para utilizar la glucosa. Se ha demostrado que una tolerancia a la glucosa baja es un factor de riesgo para diabetes tipo 2. 

La investigación ha demostrado que un largo período de restricción de horas dormir 6.5 < horas por noche puede conducir a una disminución de la tolerancia a la glucosa 40%.

Aumento del apetito

Varios estudios reportan que existe una asociación entre la reducción de la duración habitual del sueño y el índice de masa corporal (IMC). 
Un reducido período de sueño se asocia con cambios en las hormonas de control de apetito:
los niveles de leptina que reduce el apetito son bajos, mientras que los niveles de grelina una hormona estimulante del apetito  son elevados. 

Estos efectos ocurren cuando la duración del sueño es menos de 8 horas. una disminución de solo 1.3 horas ya reporta un factor de riesgo para la obesidad. 

Un estudio realizado en hombres sanos mostró que un período de sueño de solo unas 4 horas en la noche se asoció con un aumento significativo en el deseo de consumir alimentos altos en calorías con un alto contenido de carbohidratos (dulces, alimentos salados o almidón).


Dedicar poco tiempo a dormir le permite tener más tiempo para comer y beber – hay algunos estudios que muestran que esta es una de las razones por qué consideramos que los períodos de reducción del sueño son factores predisponentes para la obesidad.


El círculo vicioso entre trastornos del sueño y la obesidad

falta de sueño y la obesidad

El problema de la apnea del sueño afecta aproximadamente al 24% de los hombres y el 9% de las mujeres. 

Esta enfermedad se caracteriza por pausas en la respiración durante el sueño, causando un desorden del sueño y la fatiga durante el día. Existe una fuerte asociación entre este trastorno y la obesidad. 

Algunos estudios han demostrado que las personas con apnea del sueño tienen modos de sueño anormal que pueden exacerbar trastornos metabólicos asociados con la disminución de horas de sueño, como aumento del apetito. Por lo tanto, la apnea del sueño, causada por obesidad, puede afectar su gasto de energía y apetito, a su vez promover la obesidad

Aunque se necesita más investigación para entender completamente esta relación.


Conclusión

La falta de sueño de buena calidad parece afectar los mecanismos fisiológicos que regulan el balance energético, es decir, el apetito, el gasto de energía y consumo de líquidos. 

Ademas, la falta de sueño afecta la capacidad del cuerpo para utilizar la glucosa y puede aumentar el riesgo de diabetes tipo 2. 

Es parte indispensable para una buena salud el tener como mínimo 8 horas de sueño reparador todas las noches, así ademas de cuidarnos de complicaciones en el futuro, estaremos adicionando el mejor complemento para una buena nutrición y una vida sana.
Reducción de horas de sueño y sus consecuencias metabólicas Reducción de horas de sueño y sus consecuencias metabólicas Reviewed by Humberto Benavides on 16:02 Rating: 5